fbpx

Una nueva relación de pareja requiere una versión mejorada de ti mismo.

El fin de las relaciones de pareja nos ofrece una gran oportunidad para conocernos mejor, una ocasión de vivir un tiempo de reflexión y aprendizaje, de analizar los comportamientos que nos han llevado adonde estamos.

Sin embargo, lo habitual es no dedicarnos ese tiempo de autoconocimiento antes de embarcarnos en una nueva relación. El miedo a la soledad, la presión social o la dependencia, nos lanzan a buscar nueva pareja sin pensar en los motivos que hicieron fracasar la anterior. 

El problema viene cuando nos implicamos en una nueva relación, manteniendo viejos patrones de conducta.

Esto hace que nos encontremos con dificultades vividas en anteriores relaciones de pareja

Y es lógico, porque estamos haciendo las mismas cosas y esperando resultados diferentes. Pero, si somos la misma persona que acabó una relación, ¿por qué ahora iba a ser diferente?

El cambio se produce cuando tomamos consciencia de que para tener relaciones diferentes, es necesario mirar dentro de uno mismo para cambiar.

Es necesario afrontar nuevas relaciones de pareja desde una posición más consciente, conociéndote mejor.

Porque conocerte y conocer lo que pudo provocar anteriores rupturas, te permitirá vivir tu nueva relación de pareja no como la solución a los problemas de la anterior, sino como la oportunidad para emplear lo aprendido con tu separación.

Así es como evitamos repetir patrones del pasado, como conseguimos crecer como personas y vivir la nueva relación de forma más consciente, plena y responsable.

Ir arriba