fbpx

La ansiedad y el estrés son dos malos compañeros de los que puedes despedirte.

Ansiedad y estrés van de la mano, aunque no son lo mismo

  • La ansiedad es una forma exagerada de reaccionar frente a acontecimientos estresantes, pero también ante hechos cotidianos. Un estado en el que no eres capaz de hacer frente a las situaciones sin que te superen.

  • Viene acompañada de sensaciones intensas y desproporcionadas, tan poco agradables como el temor, la preocupación constante, la obsesión o la depresión.
  • Estos síntomas, además de limitar tu vida, hacen que seas incapaz de hacer frente a los problemas, incluso los más cotidianos o sencillos. Por no mencionar lo que se siente en un ataque de ansiedad (si lo has padecido alguna vez, sabes a lo que me refiero).

  • Las causas de la ansiedad pueden venir tanto de tus propias condiciones de vida o de trabajo como de tus rasgos personales o factores genéticos.

Lo más importante no es de dónde viene la ansiedad, sino que es posible reducir los niveles y recuperar la normalidad.

Son muchas las herramientas que podemos utilizar en terapia para ayudarte a afrontar los síntomas y reducir tu nivel de ansiedad, como, por ejemplo:

Determinar las situaciones que causaron la ansiedad en un primer momento.

Identificar y ser consciente de los pensamientos y emociones que la acompañan.

Modificar los hábitos que perpetúan ese estado de ansiedad.

Utilizar técnicas como el mindfullness y la meditación para evitar que aparezca.

Sea como sea, hay una solución para que recuperes la paz y dejes atrás tanto la ansiedad como el estrés.

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre ansiedad y estrés?

Hay varias diferencias entre la ansiedad y el estrés.

La ansiedad

La ansiedad puede aparecer tras una reacción de alerta y puede asociarse con el miedo y la preocupación. Por ejemplo ante la amenaza de un animal, un viaje en avión o ante la idea anticipatoria de que algo malo va a pasar. La ansiedad es un sentimiento de aprehensión o miedo y la fuente de esta inquietud no siempre es conocida o reconocida, lo que puede aumentar la angustia que una persona siente.

El estrés

El estrés ocurre porque la persona no posee (o no cree poseer) las habilidades, las capacidades o el tiempo necesario para afrontar una situación concreta, como por ejemplo un examen, tareas laborales, etc…

Hay más diferencias, pero en lo que coinciden claramente es en ser dos problemas que te impiden avanzar y vivir plenamente. Y en que los dos se pueden solucionar con una terapia adaptada a ti.

Contacta y juntos encontraremos el mejor camino para decirles adiós.

Ir arriba

Vídeo-curso gratuito

¿Cansados de discutir en pareja?

Descubrid 7 claves prácticas que pueden ayudaros.