fbpx

Terapia para adultos: convierte una crisis en una oportunidad para aprender y crecer.

Hay muchos trastornos que pueden aparecer en nuestra vida y, con ello, necesitar de una terapia para adultos: depresión o ansiedad, fobias, trastorno del sueño, trastornos sexuales, estrés, dificultades para relacionarte, adicciones, falta de autoestima, inseguridad, sentimientos de soledad y vacío… 

Situaciones con las que quizá te identificas y que pueden estar condicionando tu bienestar.

Hablar de estas emociones, de tus miedos, confusión o malestar es el primer paso para comenzar el cambio. Pero no siempre es fácil hacerlo, ¿verdad?

Puede que hayas compartido cómo te sientes con algún familiar o amigo, sin acabar de sentirte comprendido ni encontrar el apoyo que buscabas. 

Por ello, es necesario estar en un ambiente concreto y con un profesional que no solo no te va a juzgar, sino que tiene los conocimientos para entender lo que te pasa y para ayudarte a estar mejor.

Porque, déjame decirte algo…

terapia para adultos

Eres perfectamente capaz de identificar tu problema y de superarlo con la ayuda de una psicoterapia o terapia para adultos.

En una sesión terapéutica no hay preferencias ni prejuicios, solo escucha y empatía. Es un lugar donde sentirte acogido/a y ayudado/a, donde encontrar la claridad que inspira soluciones y resuelve problemas. Con una psicoterapia puedes:

Cambiar tus pensamientos y conductas.

Aprender a observarte y conocerte mejor.

Y generar cambios en la manera de funcionar y de relacionarte.

A lo largo de nuestras sesiones aprenderás las herramientas para ser más consciente de tus pensamientos y emociones, identificar tu problema y ponerle solución para alcanzar una mayor armonía y bienestar

terapia adultos
terapia adultos

Una terapia emocional para adultos es un proceso a través del que conseguirás conocerte mejor y crecer como persona. Porque, como psicóloga transpersonal, tengo claro que las crisis que aparecen en las diferentes etapas de la vida, son una oportunidad para aprender y crecer.

Y esto solo se logra desde la reflexión y el autoconocimiento.

Olvídate de la vieja creencia de que pedir ayuda es un signo de debilidad, porque es todo lo contrario.

Reconocer que hay vivencias que nos superan y no somos capaces de abordar solos, es una muestra de fortaleza y del potencial para sacar el máximo partido de lo que nos sucede.

De hecho, el poder para avanzar con paso firme y decidido por la vida, está relacionado con reconocer nuestra vulnerabilidad. O, en palabras de José María Doria:

En el reconocimiento y aceptación de nuestra propia vulnerabilidad
es donde reside nuestra fortaleza
.

Así que te animo a aceptar tu vulnerabilidad, a ponerle nombre a ese malestar o situación que no te deja avanzar y a superarla con mi ayuda para convertirte en una persona más fuerte, sabia y consciente.

Puedo ayudarte a superar estos trastornos.

Si tienes cualquier otro problema, contacta conmigo y nos pondremos en marcha.

Ir arriba